Artículo

La razón de ser de un hospital libre de dolor

El alivio del sufrimiento humano es quizás una de las premisas más importantes del quehacer diario de los trabajadores de la salud. Por eso surge en el mundo al principio de la década de los cincuenta del siglo pasado, la necesidad imperiosa del trabajo interdisciplinario e institucional para combatir este gran problema, con la aparición de clínicas de dolor y unidades de cuidado paliativo, Este movimiento se gesta en Colombia en la década de los años 80s.

Es por eso que se crea toda una consigna y programa promoviendo la evaluación del dolor como el quinto signo vital, al igual que la valoración de la tensión arterial, el  pulso, la frecuencia respiratoria y la temperatura,. Pero el gran objetivo ha sido declarar el alivio del dolor y los cuidados paliativos como derechos humanos fundamentales. Todo esto ha llevado a movimientos internacionales de apoyo, de organización de programas en diferentes países, y capacitación de médicos y paramédicos en estos aspectos.

El objetivo principal de la institución es el humanismo, el trato digno a los enfermos y sus familias

Méderi no es ajena a estos propósitos. El objetivo principal de la institución es el humanismo, el trato digno a los enfermos y sus familias, y esto se conecta de manera perfecta con las políticas internacionales. Por eso se buscó la certificación como entidad libre de dolor, entregada por la asociación colombiana para estudio del dolor, la cual se logró y se sigue conservando.

No solo sufre la persona con dolor

El enfermo terminal avanzado es una de las personas que más alta carga de sufrimiento padece, pero no solamente él sino también su familia cercana y sus cuidadores. El manejo no es sólo para esta persona que llega sufrir el denominado dolor total (físico, psicológico, familiar, social) sino para todos los que lo rodean. Angustia, terror, ansiedad, caracterizan a estas personas, y todo esto se debe controlar para que el mayor beneficiado sea el paciente.

Y el manejo del cuidado paliativo no cesa con el fallecimiento del paciente; continúa hasta la elaboración del duelo por parte de sus seres más queridos.

El alivio del sufrimiento humano, en toda su dimensión, es nuestro propósito más específico. Estamos pendientes de todos los actores del proceso. Esto incluye, también, a los médicos y colaboradores. La alta carga de tormento se les transmite, y puede aparecer el denominado síndrome del fundimiento, del que igualmente pueden sufrir los cuidadores.

El manejo del cuidado paliativo no cesa con el fallecimiento del paciente; continúa hasta la elaboración del duelo por parte de sus seres más queridos

Es también nuestro deber detectar a tiempo estos procesos, corregirlos, apoyar a las personas, para que la atención para el que sufre y la persona cercana a la muerte estén en mejores condiciones de salud física y mental.

El cuidado paliativo ni acorta ni alarga la vida, la mantiene hasta que llegue espontáneamente el momento. El cuidado paliativo trata de asegurar una muerte digna, tranquila, que la persona esté rodeada de sus seres queridos, y que los momentos previos sean lo mejor vividos posibles.

Méderi es un hospital libre de dolor.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica