Artículo

Jean-Claude Juncker: ¿Buenas noticias para España?

Esta semana somos testigos del nombramiento de Paul Juncker como Presidente de la Comisión Europea. Su Comisión incluye entre sus 27 comisarios a dos miembros españoles notables: Luis de Guindos toma posesión del poderoso cargo de Comisario de Asuntos Económicos y Competitividad y Miguel Arias Ca?ete ha sido nombrado –no sin cierta controversia- Comisario de Agricultura, Alimentos y Medio Ambiente. Pero, ¿quién es Jean-Claude Juncker? ?Cómo llega al poder? ¿Cuáles son las implicaciones de esto para España?

Las pasadas elecciones europeas elevaron  a la derecha del centrista PPE (Partido Popular Europeo) como el mayor grupo en el Parlamento Europeo, pero sólo con 221 de los 751 escaños de Bruselas. Los resultados de las elecciones de junio de 2014 mostraron además algunas tendencias preocupantes con el triunfo de los partidos antieuropeos en Reino Unido (UKIP logró un 27% de votos) y en Francia (Frente Nacional , 25%). Partidos abiertamente homofóbicos como Aurora Dorada en Grecia suponen una amenaza directa sobre el concepto de libre movimiento de trabajadores dentro de Europa, uno de los principios básicos de la Unión.

Como candidato electo del PPE, Jean-Claude Juncker emergió como candidato principal para liderar la Comisión Europea, pero no ha sido una elección por unanimidad.  El apoyo de Angela Merkel ha sido más bien tibio y David Cameron se ha mostrado abiertamente en contra de su nombramiento. Finalmente fue votado por mayoría en el Parlamento Europeo en julio de 2014.

Juncker no es conocido por ser un reformista. Sus orígenes como primer ministro en Luxemburgo no sugieren la imagen de un líder natural del pueblo europeo sino más bien de una desconexión entre votantes y los políticos que toman decisiones que nos afectan a todos los ciudadanos europeos.

Si preguntamos al ciudadano medio europeo quién es el Presidente de la Comisión Europea estoy seguro de que se limitará a encogerse de hombros. El Presidente saliente, José Manuel Durao Barroso, resumió en su discurso de despedida el mayor reto al que se enfrenta Europa como: “¡Es la política, estúpido!”.

Barroso admite que los ciudadanos comunitarios no sienten a sus líderes políticos a nivel europeo lo suficientemente cercanos, lo cual debilita su mandato.

Sin embargo, si consultamos las políticas prioritarias publicadas por Juncker, nos  encontraremos  con que se muestra defensor de la transferencia de riqueza norte-sur y de seguir adelante con una unión monetaria “con la dimensión social de Europa en mente”. Su nombramiento de 27 ministros para la nueva Comisión ha sido recibida por la mayoría como astuta y cuidadosamente planificada.

Os dejo con este pensamiento: Este mes de Noviembre el Banco Central Europeo tomará control de la regulación del sistema bancario en toda Europa. Nuestra política monetaria en España es establecida por el BCE, dominado a su vez por la influencia alemana. No obstante, España ha sido históricamente un beneficiario neto de fondos europeos y todo apunta a que continuará siéndolo. ¿Es el momento de que el Presidente de la Comisión europea sea nombrado de manera más directa  por los ciudadanos de la unión, quizás bajo una estructura federal similar a la de EEUU? ¿Es el momento de que nosotros -como ciudadanos y votantes- tomemos mayor  responsabilidad en la elección de los líderes europeos que afectan de manera directa nuestras vidas?

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por tu participación
Comparte el manifiesto y contribuye a impulsar la innovación entre empresas, organizaciones y directivos.
Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica