Artículo

Construcción de paz desde las empresas, un compromiso de todos

Nos encontramos en un momento coyuntural para Colombia, debido a que nuestro país está atravesando por un proceso de transición para dar fin a un conflicto interno armado que nos acompaña desde hace más de 50 años. Esto se traduce en que desde el interior de cada ciudadano y de cada familia se siente el anhelo de paz y la necesidad de transformar la sociedad para una Colombia mejor.

Por esta razón, es clave que comencemos a construir esta paz desde nuestro propio interior, en las relaciones interpersonales con nuestra familia, con nuestros amigos y compañeros. Necesitamos cambiar el chip que tenemos para entender que el verdadero acuerdo comienza en uno mismo y poco a poco se va extendiendo a la sociedad.

¿Por dónde empezar?

Colombia tiene muchas heridas, hay marcas imborrables causadas por el conflicto y por consiguiente un gran desafío por alcanzar: el perdón. Tenemos que trabajar como sociedad para construirlo, ese es nuestro compromiso para lograr el cambio.

Pero no solo jugamos un papel indispensable en nuestra cotidianidad, también desde las empresas jugamos un rol crucial, allí somos agentes del cambio y el reto desde el punto de vista institucional se convierte en crear una política de convivencia sostenible que evidencie la necesidad de trabajar en conjunto por un mismo objetivo y aceptando las diferencias. Se necesita construir en equipo y aprovechar el potencial de cada uno para llevar a cabo un exitoso plan.

En el posconflicto, las empresas tendrán un enorme rol por jugar. Hay ambiciosos proyectos económicos que surgen tras la Paz y por eso mismo, la construcción de un mejor entorno se debe realizar también desde el ámbito corporativo.

El reto desde el punto de vista institucional se convierte en crear una política de convivencia sostenible que evidencie la necesidad de trabajar en conjunto por un mismo objetivo

Paz, respeto, tolerancia y armonía

Actualmente, y según cifras de la Agencia Colombiana para la Reintegración (ACR), 650 empresas nacionales tienen iniciativas por la paz ya puestas sobre la mesa, debido a que entienden que para lograrla se necesita un compromiso colectivo y unas políticas determinantes que caminen hacia el progreso.

Debemos construir entornos de paz, respeto, tolerancia y armonía, para que en un futuro a corto plazo, y poco a poco, involucremos a víctimas del conflicto en la sociedad. No podemos trabajar alejados de lo que está sucediendo, tenemos que entender el problema, y mirar alternativas que respondan a las necesidades del país.

No podemos trabajar alejados de lo que está sucediendo, tenemos que entender el problema

Construimos paz desde las empresas cuando abrimos la puerta a nuevas oportunidades y a nuevas visiones. Lo hacemos cuando somos capaces de integrar a todas las personas de la comunidad por un bien en común.

Es nuestro compromiso motivar a esa transformación cultural, al trabajo a través de valores que busquen aportar y dejar huellas positivas. Propongamos, entonces, diferentes alternativas para construir esa paz que tanto soñamos. Diseñemos estrategias de emprendimiento que generen desarrollo y que se conviertan en alternativas de vida y  sostenibilidad.

Es importante alejarnos de los sentimientos de odio y rencor, para así comenzar a enfocarnos en los planes del presente. Bien lo dijo Mahatma Gandhi: “No hay caminos para la paz, la paz es el camino”.

Redacción APD
Toda la actualidad de la Comunidad Global de Directivos en un nuevo canal de contenidos digitales.
Comentarios

Añade tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahora estás visualizando el contenido de APD zona centro.
Si lo deseas puedes acceder a los contenidos adaptados a tu zona geográfica